ANGE OU DEMON LE SECRET ELIXIR EDP. 100ML. VAPO

ANGE OU DEMON LE SECRET ELIXIR EDP. 100ML. VAPO

79,95 € IVA incluído

3274870422362

Disponibilidad: Este producto ya no está en stock

ANGE OU DEMON LE SECRET ELIXIR

Más detalles


Indicarme cuando esté disponible

ANGE OU DEMON LE SECRET ELIXIR Este perfume de mediados del 2011 corresponde a la segunda edición especial derivada de Ange ou Démon Le Secret del año 2009, él cual a su vez era un derivado de Ange ou Démon, proponiéndose como un enfoque más intenso y seductor que lo que ofrecía el aroma de Le Secret, y llevándolo hacia un clímax más sensual. El envase repite la misma forma de frasco con facetas tipo joya o gema establecido por Ange ou Démon en el 2006, con la variante de un vidrio con un tinte morado y llevando la denominación "Elixir" solo en la caja del perfume. En el sitio de Givenchy todavía no existen descripciones del perfume, pero en reportes de prensa se destacan las siguientes notas: limón, té verde, nerolí, flor de azahar, jazmín, frangipani, cedro atlas, pachulí, musk y vainilla. En partida la fragancia muestra un dominio de flores de azahar frescas y bastante naturales que comparten espacios con mandarinas y bergamotas, en un estilo no tan puro como Ô de L'Orangerie de Lancôme y sin mostrar tonos plásticos en esta fase, con fondos imprecisos y solapados que van por el lado del ámbar y de florales secundarios de los cuales se aprecia una sensación de pétalos polvosos. En fase media la flor de azahar se mantiene dominante, presentando cambios en su densidad la cual se concentra sin ir hacia el lado plástico y superando a las mandarinas, abriéndose a tonos vegetales limpios también florales pero tenues, llegando a un punto más alimonado a 1 hora de aplicado y agregando rasgos de madera seca cercana a sándalo al fondo a nivel de complemento y sin interferencia con las notas principales, tendiendo hacia un tono más jabonoso a 1 hora y media por una influencia más notoria de jazmín que rebaja a la flor de azahar a un dulce de pétalos polvosos. A 2 horas y media el grupo alimonado tiende a superar a las flores de azahar las cuales llegan a un aporte de tibieza, con nuevos dulces florales en los que se siente una veta de jazmín jabonoso y partes de florales amarillos cercanos a mimosa con un dejo a almendras. A 4 horas sigue destacando la flor de azahar la cual comparte espacio con otros florales fragantes un poco más exóticos que un estilo de jardín y con un tinte de mimosa con almendras que se abre a magnolias, manteniendo en paralelo a las flores una línea alimonada fragante no ácida con rasgos de té verde. Al llegar a las 6 horas la fragancia muestra una variación en la estructura floral centrándose ahora en un jazmín de corte clásico parecido al usado en Imagina de Ágatha Ruiz de la Prada, con la flor de azahar apareciendo después de oler por bastante tiempo y con rasgos de una base a la vainilla con algo de madera, mostrando un nuevo cambio a las 8 horas cuando se agrega un tono dominante que recuerda a saborizante de uvas y tintes de Love Love Love también de Ágatha Ruiz de la Prada, el cual a los pocos minutos se suaviza y vuelve a integrarse dentro del jazmín con mimosa y almendras, bajando el tono y reduciendo el efecto de uva a las 10 horas. En fase final domina un jazmín clásico con influencia fuerte del punto de uva sintético, ambos solapando al resto de las notas de las que se distingue un dejo floral de damasco y una tibieza que oscila entre una vainilla neutral y resinas. El aroma tiende a concentrarse en unas pocas notas aromáticas dominantes como la flor de azahar y el jazmín para dar una idea de primavera natural que evoluciona hacia un estilo más clásico y urbano, con dejos frutales cercanos a saborizante de jugos y caramelos que dan un efecto más joven y menos serio que apunta bien hacia un uso de diario veraniego, tal vez alejado de actividades dinámicas y moviéndose en un segmento informal a semiformal no exigente. En oficina el aroma muestra un estilo natural y limpio, relajado y medianamente profesional de baja estela en pasillos, tendiendo a perder este efecto y mostrando inclinaciones cotidianas a partir de la segunda mitad con la inserción del tono de uvas, simplificándose el aroma y volviéndose más personal sin resultar chocante y sin atentar contra las ideas de limpieza del inicio, tal vez con mayor tendencia a sentirse intrusivo si se aumenta la cantidad aplicada. Por el lado nocturno el aroma muestra baja proyección en la primera etapa centrada en flor de azahar, mejorando su potencial al llegar al jazmín con uva dominantes con una mejor estela que puede mejorar con mayor aplicación con fines intrusivos, perfilándose en este caso como fragancia cercana al estilo adolescente de fiestas en el rango informal. En el campo romántico la porción floral más natural da un indicio inocente y femenino con un atractivo básico, que tiende a perderse con las nuevas notas dominantes entendiéndose mejor como perfume de disfrute personal más que herramienta de conquista.

Carro  

No hay productos

Transporte 0,00 €
Total 0,00 €

Carro Pago

Suscríbete